Loading
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Teñido con Tintes Naturales

Existen dos tipos primarios de pigmentos naturales utilizados para teñir: pigmentos solubles en aceite y pigmentos solubles en agua. Los pigmentos solubles en aceite tal como la clorofila o los carotenoides se dan en todas las plantas en varias cantidades. La clorofila produce un color verde a verde oliva y los carotenoides (como los que hay en las zanahorias naranjas) producen pigmentos amarillos a rojos. Un gran rango de flavonoides solubles en agua también da un color el cual da color a y tiene una función en muchas flores, frutas y vegetales. Ejemplos de pigmentos flavonoides son el rosado-púrpura hallado en la remolacha y el amarillo en cáscara de a cebolla. La antocianina roja a azul es un flavonoide hallado en muchas plantas. Entre otras funciones la antocianina ayuda a algunas plantas a protegerse de los efectos de la de células de la radiación ultravioleta.

A manera de regla, los tintes naturales se extraen de plantas al pulverizarlas, desmenuzarlas o cortarlas. Las partes de la planta luego son colocadas en agua calentada a una temperatura justo por debajo del punto de ebullición hasta que el color se haya transferido al agua. Cuando el color es añadido a un material saturado en mordiente, el tinte se adhiere entonces a la fibra del material. Los mordientes ayudan a que los colores se adhieran permanentemente en las fibras.

Ya que muchos mordientes son muy tóxicos, se recomienda que se utilice sulfato de amonio de aluminio con los estudiantes. Esta forma de alumbre es comúnmente utilizada como un agente curtimbre. Los nativo-americanos utilizan un gran número de mordientes que se dan en la naturaleza los cuales incluyen : alumbre natural el cual se precipita sobre algunos suelos que se secan, ácidos tánicos de zumaque (bayas, ramas u hojas), lejía hecha de cenizas de madera, orina, una mezcla de excrementos de oveja con agua y humo.

Planta

Color del tinte

Parte de la Planta

 

De origen silvestre

 

 

 

Guaco

negro

hojas hervidas

 

Chamiso blanco

amarillo

flores

 

verde

corteza interna

 

Girasol

amarillo

flores

 

Frambuesa silvestre

rosado

bayas

 

Chicoria

amarillo

flores

 

Enebro de las montañas rocosas [Sabina]

púrpura

raíces

 

Chamiso hediondo (Artemisia sp.)

amarillo-verde

toda la planta

 

Punchón

musgo-verde

hojas, flores

 

 

 

 

De la tienda

 

 

 

Cebolla

Amarillo claro

cáscaras

 

Arándano

azul

bayas

 

Planta de Girasol

blue

semillas

 

Remolacha

rosado profundo

raíces

 

Espinacas

oliva oscuro-verde

hojas

 

 

Procedimiento general

La cantidad de material necesaria para una olla de tinte varía. Para cuatro onzas de tela o hilo, utilice 12 onzas del material de la planta, una onza de alumbre y ¼ de onza de crémor tártaro en cuatro cuartos de galón de agua. Remoje la madeja de hilo blanco o tela en agua simple por 24 horas antes de teñir.

(1 Onza = 28 grs)

Método empleando una olla*

Crear el tinte
1. Ponga el agua en la olla, agregue las partes de la planta desmenuzadas (colocadas en una bolsa de malla).
2. Cocínelas a fuego lento de ½ a 1 hora (justo por debajo del punto de ebullición).
3. 3. Filtre el material (remueva la bolsa de malla).

Tiña las fibras
4. Añada alumbre y crémor tártaro al agua y mezcle (el crémor tártaro ayuda a mantener las fibras suaves).
5. Coloque las fibras/hilos previamente humedecidos
6. Cocine hasta que los materiales se hallen un poco más oscuro que el color deseado, removiendo y sumergiendo ocasionalmente.
7. Remuévalos del calor.

Remueva las fibras del baño y séquela
8. Enjuague (empezando con agua tibia) hasta enfriar.
9. Cuelgue para que seque.

DATOS:

Preparar las madejas para que no se enredasen

Lavar bien la lana porque puede tener grasa, suciedad o restos de aceite de hilar. Se lava así: 1. enjuagar, 2. lavar con detergente, 3. enjuagar en tantos enjuagues haga falta para quitar todos los restos de detergente.

Lo principal en el tratamiento de la lana es la temperatura. Se puede calentar la lana hasta 90° C, siempre que no se cambie la temperatura bruscamente con diferencias mayores a 30°.

Los mordientes se usan para preparar la lana para absorber los tintes mejor y hacer los colores perdurables. El alumbre es el mordiente que menos daña el medio ambiente, y que preserva el color más natural de los tintes.

La receta del baño con mordiente: para 100 gramos de lana, 20 gramos de alumbre y 5 litros de agua. Calentar hasta 90° C y mantenerlo así una hora. Después se puede dejar la lana enfriar en la misma olla.

Las madejas secar con el mordiente, guardarlas así hasta otro momento si no se puede seguir directamente con el siguiente paso. Pero no enjuagues la madeja luego antes de teñir!

Las Hojas secas para ayudar en la extracción del pigmento se ponen a remojo la noche anterior. Al hervir ver cómo se sueltan los colores las hojas, liquen y corteza de árbol entre muchas.

Si tienes un tinte que es muy fuerte, como por ejemplo la cáscara de cebolla, hay que pasar las madejas mojadas por el baño con tinte durante unos 10-15 minutos antes de meterlas en la olla. Luego generalmente se deja la lana en el baño de tinte a 80-90°C una hora.

 
RECOMENDACIONES PARA LA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Las soluciones con mordientes, después de su uso, pueden eliminarse por el inodoro con abundante agua (nunca por el sumidero de la cocina). De este modo se evita salpicar las zonas donde se preparan los alimentos. Las soluciones usadas de tintes y mordientes con restos de alumbre, cobre, hierro o tanino pueden echarse sobre la tierra, pero bien lejos de pozos y tanques de agua potable, así como de los lugares de juego de niños y mascotas. Todas esas sustancias abundan en la naturaleza y son empleadas por los jardineros

 Explicación científica

  • Tintes

Numerosas plantas contienen pigmentos naturales en sus hojas, raíces, flores o bayas. Sin embargo, la elección del tinte depende en primer lugar del color que se desee obtener, y para cada color existen generalmente varios tintes apropiados. A menudo resulta difícil saber cuál elegir y siempre debemos tener en cuenta su eficacia, disponibilidad, coste y su firmeza y resistencia frente al agua y la luz. El cultivo de tus propias plantas es la forma más ecológica para obtener los tintes. Algunos prefieren utilizar únicamente los tintes que puedan conseguir del jardín o de la naturaleza. Otros siguen aferrándose a los tintes antiguos y muchos sólo eligen los tintes rápidos y de colores consistentes (¡no todos los tintes tienen esa propiedad!). La mayoría suele escoger una selección entre las diversas categorías, en función de los resultados buscados. Si no tienes más remedio que comprar tintes naturales, asegúrate primero de que proceden de explotaciones racionales y no de la naturaleza virgen. La mayoría de los proveedores son personas responsables y adquieren su mercancía de fuentes renovables.

  • Mordientes

El término "mordiente" proviene del verbo latino "mordere" que significa morder en el sentido de asir o fijarse en una cosa. El "asistente" es la sustancia que se emplea con el mordiente para reforzar su acción. Las fibras se tratan con mordientes para permitir que los colores aplicados se fijen permanentemente. Es tan importante como el mismo proceso de teñido, ya que sin un mordiente adecuado los colores ofrecen un aspecto pobre y desigual. Se emplean diversas sustancias como mordiente; algunas son totalmente seguras, pero otras requieren un manejo más cuidadoso. El tipo de tinte y mordiente que debes escoger dependerá del color y tono que desees y de la clase de fibra que vayas a emplear. Descubrirás que con un mismo tinte se pueden obtener distintos colores y tonos, en función de la sustancia utilizada como mordiente.

  • Agua

En general, el agua del grifo es adecuada para teñir, aunque cuando se requiere "agua blanda" en una receta tendrás que recoger agua de lluvia. No existen normas estrictas sobre la cantidad de agua que se necesita. Bastará una cantidad suficiente para cubrir los materiales que estemos tiñendo o mordiendo, y que éstos puedan moverse libremente en el agua. No olvides tapar el recipiente si la ebullición disminuye. Si te quedas corto con el agua las fibras resultarán irregularmente teñidas.

Tipos de agua

  • Algunos tintes funcionan mejor con cierto nivel de alcalinidad o de acidez en el agua, así que no estaría de más disponer de un medidor del indicador del pH para medir el agua. El agua neutra da un índice de 7. El agua ácida registra un valor por debajo de 7, mientras que la alcalina lo hace por encima de dicha cifra.
  • Si el agua es demasiado ácida debes añadirle unos granos de sosa de lavar y volver a medir el pH con una nueva tira de test. Si por el contrario el agua está demasiado alcalina le puedes añadir una gotas de vinagre de vino blanco (o ácido acético) y vuelve a medir. De todos modos, la medición del pH sólo es necesaria para determinados tonos y colores, por lo que, si no lo especifica la receta, puedes usar agua corriente.

Los efectos de la acidez y de la alcalinidad

  • Es importante que sepas equilibrar el pH del agua del grifo para ocasiones en que lo necesites como, por ejemplo, cuando no consigas buenos resultados con un determinado tinte.
  • En ciertos casos, al aumentar la alcalinidad del agua, los tintes que dan color morado o coral cobran tonos rosas, mientras que la acidez refuerza los tonos naranjas. Puedes experimentar añadiendo sosa de lavar o vinagre de vino blanco al baño del tinte, aunque es mejor que utilices muestras para estas pruebas.
  • No olvides que la sosa, utilizada alegremente, puede debilitar la lana y llegar a descomponerla y disolverla, así que ten cuidado.
  • También hay que tener en cuenta que a veces un simple lavado puede modificar el color de las fibras teñidas. El motivo puede estar en el exceso de alcalinidad durante el lavado, bien en el agua, en el detergente o en el ablandador del tejido.

Es mucho más sencillo, sobre todo en la fase experimental, utilizar el agua del grifo tal como viene, siempre que los resultados sean satisfactorios

 Curiosidades y otras cosas

  • Las plantas se usan en la tinción de tejidos desde tiempos muy remotos.
  • Los babilonios, los sirios, los egipcios y los hindúes ya usaban plantas para teñir tejidos.
  • Los primeros restos de tejidos aparecieron en Egipto y datan del año 2000-3000 a. c.
  • También en la Edad Media han aparecido restos de tintorería.
  • Otro ejemplo son los Chinos que usaban tientes, obtenidos de la cochinilla que da un color rojo brillante y la planta del Índigo que da un color azul añil, desde el año 2000 a. c.

Los colorantes químicos son una falsa imitación del color, mientras los colorantes naturales son colores que se obtienen de la naturaleza, son indestructibles, no son tóxicos, ...

Recetas para mordantes 

MORDANTE DE ALUMBRE: Disuelva una taza de alumbre y dos cucharadas de crema de tártaro en cinco litros de agua tibia (un cuarto de un balde grande de agua). Deje el algodón en remojo durante 24 horas.

 MORDANTE DE TANINO: El tanino en polvo se puede comprar, pero también se puede obtener de la corteza de los árboles con altos niveles de tanino. Use dos cucharadas del polvo o 500 gramos de la corteza del árbol zarzaparilla, del árbol de goma (especie de eucalipto)o del árbol mimosa. Ponga esto a hervir en cinco litros de agua y deje remojar el algodón durante 24 horas.

 MORDANTE DE SULFATO DE COBRE: Mezcle 500 gramos de corteza del árbol de goma con una cucharada de sulfato de cobre en cinco litros de agua; ponga a hervir y deje el algodón en remojo durante 24 horas.

 MORDANTE DE METALES: Para hacer mordante de metales hay que hervir hierro, cromo o estaño en agua. Para hacer una solución de hierro, por ejemplo, ponga a hervir cinco litros de agua con dos tazas de vinagre y una taza de clavos oxidados durante una hora. Deje reposar por 24 horas y cuele. El líquido resultante es el mordante.

 Mordientes

de origen mineral

 Alumbre (Sulfato de Aluminio)
Crémor tártaro (Tártrato Ácido de Potasio)
Caparrosa verde ( Sulfato de Hierro) (venenoso)
Caparrosa o alcaparrosa negra o yanacolpa
Fierro, hierro (Sulfato de Hierro) (Oxido de Hierro)
Caparrosa azul (Sulfato de Cobre )
Caparrosa blanca (Sulfato de Zinc)
Bicromato o dicromato de potasio (Sulfato de Cromo)
Estaño (Clorhidrato de Estaño) (venenoso)
Collpa (Salitre)
Salitre
Ceniza o lejía
Cachina
Bicarbonato (Carbonato de Sodio)
Sal de mesa (Cloruro de Sodio)
Cal (Oxido de calcio)
Barro negro
Arcilla
Taco (tipo de arcilla roja)

otros mordientes

Ácido Acético

Vinagre (contiene Ácido Acético)

Limón (contiene Ácido Acético)

Amoníaco (Clorhidrato de Amoníaco) (Sales de amoniaco)

Orín fermentado (contiene Amoníaco)

Ácido oxálico

Ácido fórmico (de uso menos común)